Categorías

Lo más visto

Vino de calidad “made in Colombia”

El Marqués de Punta larga, Cortesía: Marqués de Punta Larga.

Por: Daniel Bernal

A pesar de la gran riqueza de nuestra Tierra Querida y los beneficios de tener todos los pisos térmicos, Colombia no tiene potencial vinícola por su ubicación ecuatorial que impide días más largos que las noches y redunda en un clima volátil donde no sorprende que en minutos podamos pasar de un radiante sol a un intenso aguacero. Pero como el empuje y la resiliencia es una característica colombiana, varios decidieron apostar a hacer vino de calidad y han conseguido entregar al mercado vinos que cumplen expectativas de paladares exigentes y que cada día se consolidan más.

Casos de éxito: Viñedos Colombianos

Este el caso de Marco Quijano, sogamoseño, químico Diplomado de la Universidad de Lausana, Suiza, Ph.D., Magna Cum Laude, Instituto Max Planck para la Química y Universidad de Mainz, quien desde 1982 comenzó un piloto de producción de vinos de calidad en la Loma de Punta Larga, ubicada en el municipio de Nobsa, Boyacá.

Ese trabajo le valió al químico boyacense varios reconocimientos, entre otros el otorgado por el Centro Biográfico Internacional de Cambridge en 1999, que lo exalta como una de las personas sobresalientes del siglo XX, al ser pionero en la vinicultura de calidad en el trópico.

En efecto, su trabajo, así como el de otras personas que han seguido esta senda, ha demostrado que, en Colombia, con la tecnología y el esmero adecuado, también puede hacerse vino de calidad. De acuerdo con Quijano las tierras ideales para esta labor están “en la región del Chicamocha Altimedio, por la reducida precipitación, los suelos pobres y las temperaturas óptimas”.

Dichas condiciones están presentes en el departamento de Boyacá en municipios como Nobsa, Villa de Leyva y Sutamarchán, donde los viñedos sumaron a la pasión de sus promotores, la luz suficiente para desarrollar adecuadamente varias de las cepas más reconocidas en el mundo.

“Es un esfuerzo válido y notable que algunos emprendedores han desarrollado bajo condiciones económicas y naturales adversas, pero que a mediano plazo darán excelentes frutos, con estudio y paciencia”, dice Rafael Arango, JRA Certified Sommelier (Court of Maser Sommelier) Nivel Avanzado WSET, Jurado internacional Concours Mondial de Bruxelles (Docente y Escritos Wine & Spirit).

Ese esfuerzo, mediado siempre por la pasión de estos emprendedores por el vino, tiene otras coincidencias en las historias que dieron inicio a los vinos de calidad en el trópico, como una alta influencia europea y el acompañamiento técnico de un enólogo (experto que supervisa el proceso de producción de vinos).

Germán Umaña Mendoza, del viñedo Umaña Dajud, confirmó que fue en el viejo continente donde arraigó su pasión y se alistó para producir vinos de calidad a su regreso a Colombia.

“Habíamos estado en Europa muchos años y siempre tuvimos un gusto especial por el vino. Después nos encontramos con un alemán maravilloso, Joaquín Herzberg, que tiene el viñedo Guananí acá en Villa de Leyva y decidimos sembrar unas matas que él nos ofreció. Poco a poco le fuimos cogiendo el gusto e importamos otras matas desde Francia y empezamos el proceso de esta pasión que se fue desarrollando y venimos siguiendo con mi esposa, Jazmín Dagud, para producir vinos de calidad”, comenta Umaña.

“Mi familia hace 300 años sembró olivos aquí a un kilómetro y hacían aceite de oliva y donde hay aceite de oliva hay vinos”, asegura el emprendedor del Viñedo Umaña Dajud.

Así, son varias las tierras y paladares que han visto arraigar esta pasión y hoy en Colombia se están produciendo cepas de calidad.

Rafael Arango, destaca la cepa Isabella, como una de las que mejor se ha desarrollado en Colombia y afirma que encuentra muy agradable la Sauvignon Blanc.

Por su parte, Germán Umaña, asegura que el Cabernet Sauvignon “sale excelente, es un vino con características de un vino de altura, muchos taninos, muy consistente y si se redondea con los taninos puede obtenerse un vino de guarda muy bueno”.

“El Chenin blanc también se da excelente, pero nosotros no hacemos champaña, que es para lo que mucha gente usa esta cepa. Hacemos un vino rosado combinándolo con el Cabernet. Y el tercero que se da muy bien, que hasta ahora estamos sacando las primeras cosechas, es el Malbet que parece ser el vino más productivo y tan bueno como los argentinos o chilenos”, agrega Umaña.

De otro lado, Quijano destaca que “las cepas elegidas para estar a gusto en el clima y los suelos regionales de ladera son Riesling, Pinot negra y Riesling x Silvaner”.

Hasta acá, el camino transitado ha permitido un importante desarrollo del vino tropical de calidad, superando retos difíciles como la incredulidad, según señala Quijano, pero con oportunidades grandes como que nuestro vino toma cada vez un mejor nombre.

“Tenemos pedidos para llevar botellas a algunos sitios en Francia en pequeñas cantidades porque lo ven como algo especial por ser un vino del trópico”, asegura Germán Umaña.

La Cultura del Vino en Colombia

Pero además la cultura del vino en el país parece profundizarse y una evidencia de ello podría encontrarse en los datos que arrojó la versión número 14 de Expovinos, feria que se llevó a cabo en Bogotá, entre el 31 de julio y el 3 de agosto de 2019, con organización del Grupo Éxito y sus marcas Éxito y Carulla y que se consolida como el evento más importante de su tipo en América Latina, con 90 expositores y más de 80.000 botellas vendidas.

Las oportunidades para crecer están ahí, así como aspectos por mejorar como “el manejo del terroir, de la vendimia, del SO2 y de métodos de vinificación pues hasta ahora se están descubriendo técnicas que pueden mejorar mucho la producción, explica Rafael Arango quien asegura que aconseja a estos emprendedores dedicados al vino de calidad tener “disciplina, estudio, consultas con colegas fuera del país y mucha paciencia”, para llevar a nuestros paladares cada vez un mejor producto.

Entre tanto, está más que claro que el esfuerzo y la pasión han permitido que los vinos de calidad hechos en nuestra Tierra Querida tengan mayor demanda, producción y reconocimiento. De hecho, una de las actividades recomendadas hoy para hacer turismo en Boyacá, es precisamente pasarse por viñedos como El Marqués de Puntalarga; Umaña Dajud  o el Ain Karim y hacer un tour que incluye recorrido por los viñedos, explicación del proceso y cata de los productos; para finalmente “tardear” comprando su botella favorita y una tabla de quesos para cerrar con broche de oro su experiencia con estos vinos criollos que están dando mucho de que hablar.

Algunos Viñedos del País

Viñedo¿Dónde?¿Cómo degustarlos?
Marqués de Puntalarga Loma de Puntalarga, Km 7 AU Duitama – Belencito, Nobsa.En el viñedo o

por pedido: 3168679062

Umaña DajudKm 2 Vía Km 2 Vía Villa de Leyva-Sutamarchan, Villa de Leyva.En el viñedo o

por pedido: 3185369136

Ain Karim

(El Marqués de Villa de Leyva)

Km 10 Vía Villa de Leyva – Santa Sofia.En el viñedo y en varios hipermercados en Bogotá.

Por pedido: 3175182746

** Fotografía cortesía de: El Marqués de Punta larga.

Conoce otros artículos de Tierra Querida

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*