Categorías

Lo más visto

“Queremos hacer de Santa Marta un destino de referencia en turismo seguro a nivel nacional e internacional”

Laura Agudelo García, directora del Instituto Distrital de Turismo Santa Marta
Cortesia: Alcaldía de Santa Marta

Entrevista a Laura Agudelo García, directora del Instituto Distrital de Turismo Santa Marta

Por Pamela Villagra

 

Santa Marta o el departamento del Magdalena lo tiene todo. Clima, naturaleza, patrimonio y tradición agroalimentaria. La privilegiada configuración de su relieve, que va desde los cero metros sobre el nivel del mar hasta los 5775,  la dota de cinco pisos térmicos que dan origen a una biodiversad única y a una despensa tan diversa como infinita.   

Es, sin duda, una de las regiones que puede liderar el renacer del turismo en Colombia, uno más responsable, seguro e identitario, consolidado para el país un proyecto sólido de destino gastronómico.

Santa Marta es uno de los destinos domésticos líderes pos pandemia. ¿A qué crees que se debe esta preferencia?


Santa Marta se está consolidando a nivel nacional como un destino turístico seguro, sostenible, responsable, con un estricto cumplimiento de  los protocolos de bioseguridad. Estas condiciones han hecho que tanto locales, nacionales y extranjeros elijan nuestro destino como lugar preferencial para pasar sus vacaciones y descansos de fin y comienzo de año.


¿Se ha transformado la oferta turística de la región en una propuesta más responsable medioambientalmente? Además del cierre de los miércoles ¿hay alguna otra medida para avanzar en esta línea?

Además del cierre de playas los miércoles de cada semana acorde, en nuestro distrito se realizan campañas de concientización y sensibilización para que propios y ajenos tengan sentido de pertenencia y no arrojen basuras ni ningún elemento que pueda afectar medioambientalmente la ciudad. Por ello se realizan jornadas de limpiezas y oxigenación de playas, se  ha decretado la prohibición del uso de plásticos de un solo uso, así como la prohibición de ingreso de alimentos y bebidas alcohólicas en playas.


Tambien hemos prohibido el ingreso de cilindros o pipetas de gas, cocina a leña, carbón o cualquier combustible derivado del petróleo para ser utilizado como medio de combustión en el camellón y la zona de playas, así como la acumulación de sillas sobre la playa.

¿Crees que Santa Marta tiene una oferta turística con identidad? ¿Hay algún trabajo en esa línea con turoperadores o empresarios del sector?

Santa Marta es donde la bahía con la naturaleza hacen magia. Es un multidestino que cuenta con turismo cultural, de sol y playa, de naturaleza. Se han hecho estudios para realizar la marca ciudad: Santa Marta Naturalmente Mágica. Este proceso se ha ido realizando de forma participativa, ya que han colaborado más de 1800 personas.


El turismo es un sector de gran importancia para la economía de la ciudad, sin embargo, por la llegada del COVID19 esto dejó de ser así. Playas solas, restaurantes vacíos, plazas silenciosas, nos hizo plantear una nueva estrategia para enfrentar esta situación. Estamos transformando el sector en articulación con los empresarios y operadores turísticos, pasando de un modelo masivo que descuida los ecosistemas, a uno donde el medio ambiente, la salud y seguridad son el principal eje. 

 

Por ejemplo, hoy nuestro turismo de naturaleza basa sus actividades en la  observación y recreación del medio natural sin afectarlo.  Esta línea de trabajo ha sido posible gracias a la colaboración de los turoperadores, ellos son claves en el éxito de la estrategia.  

 

¿Es Santa Marta un destino seguro? ¿Qué medidas garantizan el cumplimiento de protocolos? ¿Hay suficiente compromiso de los actores y suficiente fiscalización?

Sí, Santa Marta es un destino seguro no solo para los turistas que ingresan a la ciudad, sino también para los residentes.

Las playas, por ejemplo, deben funcionar con solo el 20 por ciento de su capacidad, habiendo sitios de desinfección en lugares estratégicos. Además hemos  estipulado que algunos balnearios funcionarán en turno único y otros con dos, para los cuales es necesario reservar ingresando en la página que habilitó la alcaldía. De igual manera, hemos prohibido las ventas ambulantes, los bañistas no pueden ingerir alimentos en la arena o carpas y hemos priorizado zonas como el Parque Tayrona. Por supuesto, cualquier incumplimiento será sancionado.


Contamos con presencia interinstitucional multidisciplinaria en los accesos de  las playas en las que hostales hacen pedagogía sobre la obligatoriedad de los  protocolos de  bioseguridad. Todos los actores, comunidad y empresarios, nos hemos comprometido decididamente en hacer de Santa Santa Marta un destino seguro.

¿Cómo se ha visto afectado el sector gastronómico? ¿Ha logrado sobrevivir, reactivarse?


Ha sido uno de los sectores más afectados. Muchos restaurantes y cafeterías han cerrado ocasionando pérdidas de empleos y monetarias que ascienden a los 210 mil millones de pesos.

 

A pesar de la crisis, sí se ha reactivado de forma positiva teniendo en cuenta -sobre todo- que en los espacios públicos se han habilitados lugares para poner mesas. Tanto el centro histórico como el Rodadero han podido trabajar de nuevo con seguridad. Muestra de ello son los restaurantes  el Banano  y Pescaito, ambos declarados totalmente en liquidación y que hoy vuelven a funcionar ofreciendo nuevos menús y servicios más personalizados, organizados y bioseguros. 


¿Crees que se puede hablar de turismo gastronómico en la región? ¿Cuáles dirías que son los principales atributos de valor de la gastronomía samaria?


Existe una política dentro de la economía naranja que impulsa el desarrollo gastronómico a través de rutas en las principales ciudades del país e incentiva la promoción de la cocina ancestral como atributos de identidad cultural de los pueblos del caribe.  La gastronomía de una región es un reflejo vivo de sus historias, de sus tradiciones.


La gastronomía de Santa Marta proviene de una mezcla cultural única, influenciada tanto por indígenas, españoles, africanos y árabes. Este mestizaje da como resultado una combinación exótica de sabores que componen los principales platillos que se consumen en la región, en la que el pescado es protagonista. 


Entre dichos platos destacan las carimañolas, que son preparaciones fritas a bases de yuca, y las arepas de huevo. Otro platillo distintivo es el arroz con coco servido en bandeja con pescado frito y ensalada. No se puede hablar de gastronomía Samaria sin hacer mención de las famosas preparaciones con el guineo verde, de la cual surge el popular “Cayeye”. Resultan muy populares también el arroz con Chipi Chipi, un molusco pequeño, y los dulces dulces típicos de ñame. 

 

La gastronomía samaria tiene atributos de valor únicos, influenciados por su posición geográfica entre la costa Caribe y la Sierra Nevada, y por la valiosa mezcla culutral herencia de sus diversos pueblos. Además cuenta con una vasta gama de restaurantes de gran calidad, tanto tradicionales como más  creativos.


 
¿Hay algún programa específico desde el instituto de turismo que impulse el desarrollo innovador del turismo gastronómico? ¿Si existe, en qué consiste, cuáles son sus principales objetivos?


La gastronomía hace parte del producto de turismo cultural de la ciudad,  lo que se puede observar en la celebración de las Fiestas del Mar, y en otras tantas festividades y carnavales. Buscamos fomentar de manera articulada con instituciones locales y nacionales otros festivales gastronómicos, que resalten y preserven el patrimonio cultural de Santa Marta.


¿Cómo proyectas los próximos meses pasada la temporada de vacaciones? ¿Están trabajando algunas estrategias de cara a favorecer responsablemente el destino?


Ya estamos trabajando en la campaña de Semana Santa, que es otra de las temporadas de mayor afluencia para la ciudad. Aumentaremos la capacidad de fiscalización y reforzaremos nuestra estrategia para  contrarrestar efectos negativos. Queremos hacer de Santa Marta un destino de referencia en turismo seguro a nivel nacional e internacional.  

 

Otros extraordinarios destinos en Colombia: