Categorías

Lo más visto

En San Cipriano fomentarán el turismo científico

Por: Luisa Bolaños

Visitar la Reserva Forestal Protectora de los Ríos Escalerete y San Cipriano es dejarse atrapar por la magia de la naturaleza, respirar un aire diferente, vivir una aventura inolvidable y enamorarse de la cultura de las comunidades.

Este paraíso natural hace parte de Buenaventura, en el departamento del Valle del Cauca, y es reconocido por la majestuosidad de sus charcos de agua, esos que se encuentran en el curso del río; también por su biodiversidad; y por sus famosas ‘brujitas’, que son el medio de transporte que permite adentrarse en el paisaje.

Son muchas las experiencias que se pueden disfrutar en este lugar, gracias a que las comunidades se han capacitado y unido, para trabajar por la conservación de la biodiversidad y salvaguardar sus tradiciones, dándole espacio al turismo sostenible. De esta manera, más personas han tenido la oportunidad de experimentar la naturaleza y la cultura, y ahora la nueva apuesta es fomentar el turismo científico.

Recientemente, en la reserva natural se realizó el primer piloto de turismo científico con acompañamiento de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), habitantes de la comunidad que se han capacitado y miembros activos de la reserva. En la actividad, se le mostró la oferta en turismo científico a un grupo de universitarios que conoció algunas de las actividades que se promoverán. 

Crédito CVC
Crédito CVC

 

La zona especial de las bromelias, que pintan de colores rojizo, rosa y violeta la reserva, será uno de los atractivos en este tipo de turismo, ya que los visitantes podrán conocer más sobre estas flores, así como sobre las orquídeas, que se lucen de mil formas en este rincón del Pacífico colombiano y que son insignia del país.

Otra actividad que se dio a conocer en el marco del piloto de turismo científico fue el avistamiento de fauna, como lo explicó a la CVC Yerlin Xiomara Hernández, asistente de investigación de la reserva. 

“En este recorrido, las personas que vengan tendrán la posibilidad de avistar cualquier tipo de fauna que se pueda encontrar aquí, por ejemplo, mamíferos, reptiles, lepidópteros, además de la exuberante vegetación con variedad de plantas epífitas, las bromelias y las orquídeas”, anotó Hernández.

La idea es que cualquier persona interesada en el turismo científico disfrute de la oferta de la reserva, es decir, esta no se limitaría a científicos o comunidad académica. Además, dentro de las actividades que se incluirían en la oferta también estarían la visita al mariposario y al centro de educación ambiental, para las charlas.

Con la realización del piloto, se evaluó el recorrido, la oferta y la experiencia, teniendo en cuenta los protocolos de bioseguridad, con el objetivo de avanzar en los ajustes y generar nuevas ideas que permitan la implementación activa de este tipo de turismo, pero protegiendo la biodiversidad y de la mano de las comunidades.

Jorge Viveros, funcionario de la CVC, explicó que “estuvimos haciendo una demostración de cómo la comunidad de San Cipriano debe manejar el turismo científico de naturaleza, utilizando todos los protocolos, con el propósito de que se adquiera la destreza técnica para la atención de grupos”.

En la reserva natural se implementó el proyecto ‘Desarrollo de una Propuesta de Turismo Científico de Naturaleza en el Valle del Cauca’, de la mano de las comunidades, con el respaldo de la Gobernación del Valle del Cauca, el apoyo de la CVC, la Corporación Universitaria Cudes y la Fundación Universidad del Valle, con recursos del Sistema General de Regalías.

Viveros destacó que “en la reserva se ha venido haciendo un trabajo para poder avanzar y mejorar las condiciones sociales, económicas y ambientales de la gente que vive aquí, disminuyendo los impactos generados por la cantidad de turistas que ingresaban. Una actividad bien manejada, se convierte en una alternativa de sostenibilidad para las comunidades”.

Con esta nueva apuesta, en la que aún se trabaja para presentarla pronto y oficialmente al público, el Pacífico colombiano se fortalece como destino de turismo de naturaleza y científico, con lo que sigue ganando popularidad entre los turistas nacionales y extranjeros interesados en actividades como el pajareo, ya que cerca de 650 de las 1.900 especies de aves del país se avistan en esta región, según ProColombia y el Sistema de Información sobre Biodiversidad de Colombia (SIB).

Crédito CVC

¿Qué más puedes hacer en San Cipriano?

Puedes disfrutar de la gastronomía del Pacífico colombiano y las bebidas ancestrales. Algunas delicias imperdibles son el sancocho de pescado, el encocado de piangua, ceviches, arroz endiablado, arrechón y tumbacatre.

Puedes realizar senderismo con el acompañamiento de los guías locales, quienes te mostrarán los rincones más hermosos de este paraíso natural. Recuerda que descender por el río en neumático es otro de los planes más populares.

¿Cómo llegar?

Desde la Terminal de Transportes de Cali abordas el transporte público con destino a Buenaventura y te bajas en Zaragoza o Córdoba. Luego, preguntas por las famosas ‘brujitas’ y en estas llegarás a San Cipriano.